Valencia la ciudad de la luz.

Valencia la ciudad de la luz.

Descubre los muchos y variados encantos de la capital del Turia.

Valencia tiene el mar Mediterráneo a sus pies, la ciudad parece darle la espalda a su mayor fuente de vida, como una amante orgullosa y autosuficiente. Sí que es cierto que los valencianos disfrutan de un baño en la Malvarrosa durante los muchos días calurosos del año, pero cuando caminas por el bello centro histórico de Valencia, no tienes la sensación de estar haciéndolo por una ciudad costera.

La mejor época para visitar Valencia es la primavera, cuando los jardines de la ciudad explotan en colorido, la temperatura es idónea y la noche, con sus edificios iluminados, es romántica.

Estos son algunos de  los mejores lugares para ver en Valencia:

1. Plaza de la Virgen

Foto © David Escribano

Sentarse en los escalones enfrentados a la bella Fuente del Turia y quedarse embelesado mirando los tres monumentales edificios que se asoman a la Plaza de la Virgen de Valencia es extraordinario: la Catedral de Santa María, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y el Palacio de la Generalidad.

La Catedral de Valencia

En este casco histórico, una de las piezas claves es la catedral de Valencia, muestra sublime del gótico valenciano, entremezclado con detalles románicos, renacentistas, barrocos y neoclásicos.

En su interior se venera el cáliz sagrado del siglo I y se pueden admirar algunas de las mejores pinturas del Quattrocento. Sin duda, un lugar que ver en Valencia para los amantes del arte y la historia.

2. Plaza del ayuntamiento de Valencia

Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Foto © David Escribano

Otra de las plazas más importantes y bellas que ver en Valencia es la de la Ayuntamiento. Se encuentra a menos de cinco minutos paseando de la de la Virgen y lo primero que ves al llegar a ella es la gran fachada blanca de la Casa Consistorial, sede del Ayuntamiento de Valencia.

La Casa Consistorial fue construida entre 1758 y 1763 en una mezcla de estilos que van desde el neoclásico original al neobarroco, pasando por el neorrenacentista, utilizado en su ampliación.

En el centro de la plaza se halla una bonita fuente circular. Las flores no sólo son protagonistas de los jardines, sino que puedes comprarlas en los muchos puestos que hay en la plaza.

El bonito edificio de Correos y Telégrafos aparece enfrentado al del Ayuntamiento y ambos resisten, heroicos, las explosiones de los bestiales petardos que aquí se detonan los días de mascletà, cuando decenas de miles de valencianos y turistas vienen a vivir en primera línea el espectáculo de pólvora de las Fallas.

3. Bioparc

Leones en el Bioparc. Foto © David Escribano

El Bioparc nada tiene que ver con un zoo. Y quien sugiera algo así es que no lo ha visitado jamás. Es un centro educacional en el que los animales son cuidados por grandes profesionales que aman su trabajo. Además, tiene una gran labor conservacionista, ayudando, por ejemplo, a recuperar especies que han sido aniquiladas en la naturaleza, como es el caso de la gacela de Mhorr cuyos últimos ejemplares en libertad se extinguieron en el norte de África.

En el Bioparc Valencia encontrarás sentido al concepto de la zooinmersión mientras paseas por sus cuatro espacios naturales: sabana, humedales, bosque ecuatorial y Madagascar.

Lemures, grandes felinos, gorilas, cocodrilos, jirafas, zarigüellas y muchos más animales de los que aprender.

4. Lonja de Valencia

Edificio de la Lonja de Valencia. Foto © David Escribano

Para disfrutar de los principales monumentos que ver en Valencia no tienes más que caminar unos minutos de uno a otro. Esa es una de las cosas que más gusta de la capital del Turia.

La Lonja de la Seda, también conocida como la Lonja de los Mercaderes.

Declarada Patrimonio de la Humanidad (en 1996) por la Unesco, fue construida entre 1482 y 1548. Pere Compte, su arquitecto, quiso emular la Lonja de Palma de Mallorca y lo cierto es que, parece que hay una gran semejanza entre ambas obras.

La Lonja de la Seda es una muestra del poderío económico de la Valencia del siglo XV, cuando la ciudad vivió su particular Siglo de Oro.

Tras pasar su pequeño y arbolado patio, se accede al interior del bello edificio, obra maestra del gótico civil valenciano. En su espectacular Sala de Contratación – también llamada Salón Columnario – quedaras admirando viendo sus bóvedas de crucería y las poderosas lámparas que cuelgan de los altos techos. Aquí se cerraban los tratos del comercio textil valenciano, pieza clave en la economía de la época.

5. Mercado Central

Ambiente frente al Mercado Central de Valencia. Foto © David Escribano

A menos de cien metros del edificio de la Lonja de Valencia se encuentra el Mercado Central, una de las mejores muestras de arquitectura modernista que ver en Valencia.

El mercado es un lugar animado, una fiesta para los sentidos. A los colores y olores del género expuesto se les une la alegría de los muchos visitantes que recibe cada día. En sus pasillos se mezclan turistas y locales. Resulta curioso observar a las señoras haciendo sus compras con el ojo y el tacto de la experta, revolviendo el género y charlando con los tenderos, junto a los turistas que se limitan a sonreír con incredulidad y sacar fotos aquí y allá.

Los mejores productos del mar Mediterráneo y la huerta valenciana se venden aquí cada día. Muchos de los mejores restaurantes de la ciudad – como el Riff o los de Ricard Camarena – adquieren aquí la materia prima de sus platos iluminados con estrellas Michelín.

El edificio en sí es una obra de arte de principios del siglo XX y fuera de él te sumergirás en el bullicio de las terrazas donde la gente se toma el aperitivo.

6. Gastronomía de Valencia

Un buen arroz valenciano de Casa Carmela. Foto © David Escribano

Tras visitar el Mercado de Valencia, tu cuerpo te pide probar todo eso que has visto en los puestos. Te has vuelto loco: pimientos lustrosos, frutas de todo tipo, jamones, decenas de tipos de aceitunas, largas habas tiernas, sepias… No te preocupes, en Valencia podrás disfrutar de la buena mesa.

Algunos de los mejores restaurantes de Valencia son:

  • Riff: el chef alemán Bernd H. Knöller se siente valenciano y cocina como uno de ellos en su restaurante. Además, es un tío muy simpático y no se pavonea de su estrella Michelín ni sus dos soles Repsol.
  • Casa Carmela: buenos arroces en un restaurante familiar de toda la vida. En la Malvarrosa.
  • La Cigrona: cocina mediterránea en el corazón de la Ciutat Vella.
  • Canalla Bistro: la obra informal de Ricard Camarena.

7. Torres de Serranos

Foto © David Escribano

Las torres conforman uno de los símbolos que ver en Valencia. Se trata de una de las doce puertas que custodiaban la antigua muralla cristiana. Construidas a finales del siglo XIV en estilo gótico valenciano, su nombre parece provenir de su ubicación. Esa parte noroeste de la Ciutat Vella solía ser la entrada natural para los visitantes que provenían de la comarca de Los Serranos.

Es la muestra fehaciente del error que supuso el derribar esa antigua muralla cristiana (ocurrió en 1865, por orden del gobernador Cirilo Amorós).

Aquí se realizan algunos actos oficiales, como La Crida (el pregón) de las Fallas de Valencia.

 

8. Jardines del Turia

Foto © David Escribano

Los jardines del Turia es la prueba de que, a veces, de un desastre sale algo positivo. Antiguamente, el río Turia cruzaba por el centro de Valencia. Sin embargo, con las lluvias torrenciales, no eran raras las inundaciones.

Finalmente, tras la gran inundación del 14 de octubre de 1957 – que desoló la ciudad -, se desvió el cauce del río al sur de Valencia, dejando libre una amplia franja de terreno que cruza la ciudad de oeste a este.

En los años 80, un grupo de urbanistas se pusieron a trabajar en un ambicioso proyecto que vería la luz en 1986, cuando se inauguraron los jardines del Turia.

Este pulmón verde de la ciudad intenta reproducir el antiguo paisaje fluvial. Palmeras, naranjos, pinos, fuentes, estanques, pistas deportivas, rosales, juegos infantiles, rosaledas, etc.

Es el lugar perfecto para hacer deporte o dar un paseo tranquilo. Uno de los lugares favoritos que ver en Valencia cuando quieres un poco de paz y relajación.

9. Las Fallas

Fallas de Valencia. Foto Pixabay

Las Fallas de Valencia son famosas en medio mundo.

Durante los días previos a la festividad de San José, la ciudad se entrega a un espectáculo de pólvora, fuego, música, baile, disfraces, tradiciones, gastronomía… Es una de las mejores fiestas de España y atrae a millones de turistas cada año.

La noche de la Cremà – 19 de marzo – se queman los monumentos falleros repartidos por toda la ciudad y comienza la cuenta atrás para que la ciudad se vuelva a engalanar de fiesta un año más tarde.

10. Ciudad de las Artes y las Ciencias y el Oceanográfico

Ciudad de las Artes y las Ciencias. Foto © David Escribano

La controvertida obra de Calatrava, con sus detractores y sus defensores, no deja indiferente a nadie y se ha erigido, en poco tiempo, como uno de los principales lugares que ver en Valencia.

También el Oceanográfico, representando los ecosistemas marinos de los distintos mares y océanos del planeta, es una atracción didáctica y entretenida, apta para toda la familia. Sin duda, visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias es una de las cosas más entretenidas que hacer en Valencia.

11. La Albufera de Valencia

Albufera de Valencia. Foto Pixabay

En el top de la lista de atractivos naturales que ver en Valencia se encuentra su Albufera, un parque natural que se halla unos 10 km al sur de la capital del Turia.

Este parque natural incluye una laguna costera de escasa profundidad, dunas, playas, bosques de pinos y juncos, todo ello en una superficie de unos 24 kilómetros cuadrados de un terreno que se mueve entre el nivel del mar y los 1.000 metros de altura, creando un precioso collage donde la Madre Naturaleza no ha escatimado en dones. En ella toman su descanso un sinfín de aves migratorias y garzas reales, garcillas cangrejeras, charranes comunes o la cerceta pardilla.

Inolvidables son, para una generación, esas escenas de la serie ‘Cañas y barro’, que adaptó, para Televisión Española, la magnífica obra del escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez. En ella narra a la perfección cómo era la vida de las gentes que habitaban y trabajaban la Albufera a principios del siglo XX.

Además, también encontrarás restaurantes en los que probar magníficos arroces (hay innumerables campos de arroz alrededor de la Albufera) o pescados frescos. Una visita obligada en Valencia si te apetece salir un poco de la ciudad.  Puedes contratar la excursión a la Albufera guiada por los mejores profesionales.

12. Recorrido de Arte Urbano en Valencia

Arte urbano en Valencia. Foto © David Escribano

Desde hace unos años, Valencia posee un recorrido de arte urbano en el que puedes hallar murales pintados por artistas callejeros como el gran Escif, considerados por muchos entendidos de este arte como el Banksy español. 

Coloridos murales, que suelen incluir cierta denuncia social, decoran las fachadas y persianas de antiguos y encantadores edificios del casco histórico de Valencia. En las calles del Barrio del Carmen puedes encontrar obras de artistas locales, como Esik (amante del arte abstracto que lleva pintando desde los 90), Julieta XF y Cere, pero también italianos (como Erica Il Cane y Blu) o argentinos, como Hyuro, una argentina que lleva años residiendo en Valencia.

Las calles Purísima, Calatrava, Peydro, Baja y la plaza del Tossal son algunos de los puntos en los que puedes admirar este arte tan singular. Sin duda, desde el punto de vista cultural es una de las cosas más interesantes que hacer en Valencia, y puedes disfrutarla al máximo contratando el tour gratuito del grafiti por Valencia.

Este ha sido un pequeño resumen de algunas de las maravillas que se pueden visitar en una de las ciudades más bonitas del mundo, Valencia, la ciudad de la luz.

 

 

Las 12 mejores cosas que hacer y ver en Valencia