10. Parque natural Illes Columbretes

Un parque natural muy apreciado por los visitantes, que llegan con viajes en barco organizados. Nombrada Columbretes por los romanos por la gran cantidad de serpientes que las habitaban, está formado por un conjunto de islotes, el más importante l’Illa Grossa, por ser el más grande. Es un espacio también muy apropiado para el buceo.

Un barco navega por las aguas de las islas Columbretes.

Un barco navega por las aguas de las islas Columbretes.

9. Casco antiguo de Peñíscola
“Es unos de los pueblos más cuidados, limpios y bonitos de España. Es un placer perderse entre sus calles, pasear por sus suelos empedrados”, respecto a esta parte de la Ciudad del Mar. Sus casas blancas, sus tiendas y sus restaurantes atraen cada año a miles y miles de personas a Peñíscola.
Imagen del casco antiguo de Peñíscola. MEDITERRÁNEO

Imagen del casco antiguo de Peñíscola. MEDITERRÁNEO

8. Aguas termales de Montanejos

Un auténtico paraíso en el interior de la provincia. Su manantial de agua se mantiene a una temperatura constante de 25 grados durante todo el año y estudios científicos han demostrado que son terapéuticas ante diversas dolencias o enfermedades. 

Una pareja se baña en las templadas aguas de Montanejos.

Una pareja se baña en las templadas aguas de Montanejos. MEDITERRÁNEO

7. Murallas de Morella

Datan de los siglos XIV y XV, de una reconstrucción efectuada tras la Reconquista, ya que las batallas del Cid las habían deteriorado. Tienen dos kilómetros de perímetro y una altura media de entre 10 y 15 metros. La puerta de Sant Miquel es la más emblemática de las 14 que hay a lo largo de todo el recorrido.

Imagen de un tramo de las murallas.

Imagen de un tramo de las murallas. AYUNTAMIENTO DE MORELLA

6. Parque natural de la Serra d’Irta

«Un paraíso en medio del ladrillo».  Este espacio de 12.000 hectáreas abarca los términos municipales de Peñíscola, Santa Magdalena de Pulpis, Alcalà de Xivert y Alcossebre. Los castillos de Xivert y de Polpis, y las torres vigías de Badum y de Ebrí son elementos arquitectónicos a destacar.

Panorámica del parque natural de la Serra d'Irta.

Panorámica del parque natural de la Serra d’Irta.

5. Ermita de Santa Lucía (Alcossebre)

Es uno de los miradores más espectaculares de toda la provincia. En lo alto del monte San Benet, la ermita, que data de 1690, ofrece una perspectiva inigualable de la Serra d’Irta y del mar Mediterráneo, aunque la vista llega incluso a Orpesa y, si el día es claro, las Columbretes.

Panorámica desde la ermita de Santa Lucía.

Panorámica desde la ermita de Santa Lucía.

4. Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor de Morella

Uno de los templos más bellos del Mediterráneo, una verdadera joya del gótico religioso, como explican desde la página web de Morella. Su construcción abarcó varios siglos, puesto que empezó en 1265 pero no estuvo totalmente terminado hasta 1593. Se trata de uno de los mayores atractivos turísticos de la capital de Els Ports y recibe cada año miles de visitas.

Fachada del edificio religioso.

Fachada del edificio religioso. MORELLA TURÍSTICA

3. Vía Verde

Empieza en Benicàssim pero rápidamente se adentra ya en Orpesa a lo largo de casi seis kilómetros. Apta tanto para pasear como para correr o ir en bici, fue inaugurada en el 2009 y discurre sobre un tramo ferroviario en desuso que fue adaptado sobre una orografía difícil que antaño recorría el tren. De fondo, el espectacular Mediterráneo, una vista muy apreciada por los turistas.

La Vía Verde, un espacio perfecto para el deporte.

La Vía Verde, un espacio perfecto para el deporte. MEDITERRÁNEO

2. Parque natural del Desierto de las Palmas

Entre Benicàssim, Cabanes, La Pobla Tornesa, Borriol y Castelló de la Plana está este espacio tan interesante desde el punto de vista natural y paisajístico. Los atractivos para visitarlo son muchos: sus impresionantes vistas desde el Bartolo, visitar el Castell Vell, el de Miravet o el de Montornés, completar una de sus innumerables rutas senderistas… “Un lugar mágico”,

Panorámica del desierto de las Palmas

Panorámica del desierto de las Palmas MEDITERRÁNEO

1. Castillo de Peñíscola

El lugar preferido por los visitantes que vienen a Castellón fue levantado por los templarios sobre los restos de una antigua alcazaba árabe entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Fue el feudo del papa Luna, uno de los más controvertidos de toda la historia, y declarado monumento Histórico-Artístico en 1931. Son solo algunos de los motivos que llevan a miles de personas, año a año, a visitar este espectacular emplazamiento, que sirvió de escenario, también, para el rodaje de El Cid de Charlton Heston. “Imprescindible”, “un lugar soñado”, “precioso”.

Vista aérea del castillo de Peñíscola.

Vista aérea del castillo de Peñíscola. AYUNTAMIENTO PEÑÍSCOLA

https://www.elperiodicomediterraneo.com