«Castellón, la ciudad de la Costa azahar»

«Castellón, la ciudad de la Costa azahar».

En Castelló todo queda cerca. En nuestra ciudad el olor de naranja todavía llena las calles. La huerta aún se encuentra en la proximidad más inmediata. La ciudad, que es la capital de la comarca de la Plana Alta, conserva ese carácter sosegado y amable de los lugares trabajadores. En esta urbe, de unos 180.000 habitantes, se pueden distinguir tres partes principales: el núcleo central histórico, los nuevos barrios modernos y, tocando el mar, el Grau o el puerto.

En la parte más céntrica, la vida cultural y comercial –completamente mediterránea- permite ver una ciudad alegre y animada. El centro histórico, donde podemos percibir la forma de campamento romano, posee los conjuntos históricos y museos más significativos. Este núcleo primitivo nació sobre las antiguas alquerías árabes tras la carta de poblamiento fundacional dada por Jaime I en el siglo XIII. En los barrios de la periferia, fundamentalmente residenciales, se han creado instalaciones culturales y deportivas. Por último, junto al mar, se encuentra el distrito del Grau, donde se concentra la vida relacionada con todas las actividades marineras y nuestras magníficas playas.

El conjunto urbano castellonense solo se entiende si se considera la mentalidad moderna, internacionalista, de sus habitantes. Siempre ha tenido Castelló un deseo continuo de estar al día; de estar abierto a los visitantes. Esto es en esencia, lo que nuestra localidad ofrece, además de una gran variedad de atractivos: mar, huerta, monumentos, cultura, montaña, fiestas…

Nuestra ciudad es ejemplo de calidad de vida. En ella, el visitante podrá disfrutar de un agradable clima mediterráneo, de una gastronomía rica y variada llena de productos de proximidad de alta calidad, de unas excelentes playas así como de un parque natural a pocos kilómetros del litoral (Desierto de las Palmas). Todo esto sin aglomeraciones que puedan entorpecer el disfrute de sus vacaciones.

Historia.

La ciudad de Castelló de la Plana presenta un aspecto en el que apenas se adivinan los trazos del recinto amurallado fundacional que pronto fue desbordado por los arrabales que crecían en su exterior.

El siglo XVII y el XVIII suponen un paso hacia la ciudad moderna, que va dejando atrás su carácter medieval, aumentando constantemente su población debido a un crecimiento económico, fomentado en parte por la pujante economía del cáñamo.

Castelló cambia de fisonomía llevando a cabo algunas construcciones públicas importantes. Se culmina el campanario “el Fadrí” (1604), se amplía la Iglesia de Santa María y se inician las obras de la Lonja de Cáñamo y del nuevo Ayuntamiento. Así se acomete una fuerte transformación urbana al crear un único gran espacio en la Plaza Mayor, donde se concentrará holgadamente la vida urbana de la villa y se situarán sus principales edificios (poder civil frente al poder religioso).

Durante el siglo XIX asistimos a un continuo crecimiento de la ciudad, proporcionándole su característica forma actual. Prueba de ello es un patente aumento demográfico (de 19.945 habitantes en 1857 a 23.393 en 1877). Este siglo coincide también con el momento del auge del cultivo de la naranja en toda la Plana, que transformará su paisaje rural y periurbano hasta hoy. En 1833 consigue la capitalidad provincial si bien, las olvidadas murallas que parecían haber desaparecido para siempre, volvieron a levantarse en 1837 para defenderse de las amenazas carlistas. En el Castelló del XIX se dan profundas transformaciones urbanas en sintonía con el afianzamiento de las ideas del capitalismo y de la naciente burguesía. En este momento se establece un pequeño tranvía como elemento de transporte de pasajeros, de carácter local y metropolitano: “La Panderola”.

Y ya en el siglo XX, la ciudad crece y aparece una preocupación por el crecimiento urbanístico desde la planificación: los ensanches.

Así llegamos a la ciudad de hoy, que conserva su encanto original de localidad del litoral levantino, con sus tradiciones, sus leyendas fielmente transmitidas de generación en generación y hasta su mitología local propia con ejemplos como TombaTossals y Bufanúvols.

Turismo en Castellón de la Plana-Castelló de la Plana. Qué ver. Información turística | spain.info en español

www.castellonturismo.com