Benicarló

Benicarló

Situado a orillas del mar Mediterráneo y rodeado de huertas de regadío, Benicarló cuenta con un clima privilegiado propio del litoral en el que se ubica. Al norte de la ciudad desemboca la rambla de Cervera.

Los orígenes de la ciudad los hallamos en los poblados ibéricos del Puig y de la Tossa, cuyo máximo esplendor se sitúa en los siglos V y IV a.C. El nombre de «Beni-Gazló» aparece por primera vez en documentos como alquería árabe. Consigue la Carta Puebla el 14 de junio de 1236 con el nombre de «Benicastló».

En 1294 pasa a pertenecer a la Orden del Temple; posteriormente, en 1319 pasa a la Orden de Montesa. En 1523 se le concede el título de Villa, por su lealtad al emperador Carlos I y a la Orden de Montesa.

El 22 de octubre de 1926, Alfonso XIII concede a la Villa el título de Ciudad. Escenario de numerosas acciones bélicas, destaca el asalto de Cabrera, en la I Guerra Carlista (23 enero 1838).