5 recomendaciones en Benicàssim al margen de SanSan

La semana que viene las aguas vuelven a su cauce para SanSan Festival. Después de haber tenido que aplazar una edición a octubre por la pandemia y de una cancelada en 2019 por tormentas, SanSan Festival se celebrará con normalidad en Benicássim al fin durante la Semana Santa como acostumbraba. JENESAISPOP es medio colaborador. Foto: Nerea Coll.

Parece que definitivamente habrá suerte para SanSan, y la previsión meteorológica en Weather.com es buena tras las «lluvias débiles» previstas para el miércoles. Las posibilidades de lluvia se reducen a la mañana del jueves 14, y son bajas durante el fin de semana: en torno al 10% el viernes 15 y el sábado 16. Con el cielo «mayormente soleado», las temperaturas alcanzarán los 22º.

Y el sábado 16 veremos a Karavana y Kokoshca a primera hora de la tarde, al gran Rojuu a las 21.30 en parte en horario coincidente con Dani Martín. Y a Niña Polaca, Shinova, Rocío Sáiz y Hinds actuar desde algo antes de la medianoche hasta altas horas de la madrugada, antes del cierre «fin de fiesta» a las 4.00 con 2 Many DJ’s.

En este artículo realizamos 5 recomendaciones sobre Benicàssim al margen del festival, sin duda uno de nuestros lugares favoritos del país para realizar una escapada de unos días.

Paseo Marítimo, Villas, Torreón

Hay 2 zonas de Benicàssim por las que todo festivalero tiene que darse una vuelta: los alrededores del ayuntamiento y la Parroquia de Santo Tomás, esto es, el centro neurálgico del pueblo; y el Paseo Marítimo, que une el Torreón -visita obligada, es el gran punto de referencia- con el Hotel Voramar. La zona es completamente peatonal, produciendo un paseo muy agradable, sobre todo por la noche, acogiendo además algunas de las mejores playas y restaurantes.

A lo largo del Paseo se pueden observar varias de las villas señoriales que se construyeron entre finales del siglo XIX y principios del XX. Hemingway pasó por allí, como muchos otros escritores, como contaba El País en un reportaje hace unos años. Estas villas fueron lugar de veraneo para la burguesía valenciana y catalana, lo que propició que se conociera Benicàssim como el “Biarritz valenciano”. Algunas tienen una historia muy interesante, otras más turbias, pero sin duda son uno de los atractivos del pueblo en sus diversos estilos modernista, colonial… En la imagen principal superior del artículo, Villa Elisa.

Restaurantes, Bares, After

La oferta gastronómica de Benicàssim está muy por encima de la media respecto a otros pueblos costeros. Es habitual ver comer a festivaleros, artistas y periodistas en un restaurante especializado en arroces con vistas al mar llamado Belumar. La relación calidad-precio es excelente y el personal es agradable. En el pueblo, también es recomendable la arrocería Les Barraques, inspirado en las barracas valencianas. En el Paseo Marítimo, una opción para cenas es el Restaurante As Villasofía, instalado en una antigua villa, situado frente al mar y con una carta muy cuidada. Otro restaurante muy popular es Playachica.

Después de 2 años de pandemia, no me atrevo a realizar recomendaciones concretas sobre pubs, tascas y discotecas, pero los pubs suelen concentrarse en torno a la Plaza de los Dolores, las tascas en torno a Carrer la Pau y el resto de espacios cercanos a la Antigua Estación de Trenes. La discoteca Casablanca sigue operativa según su Instagram, aunque la mejor opción para festivaleros es preguntar por los afters a la salida del Recinto de Conciertos. La apertura del bar de los Karts de madrugada hasta la hora del desayuno y mucho más allá ha dejado momentos históricos. Si está cerrado, suele haber opciones en las naves próximas al Recinto. El Boom cerró por la covid-19 según su Facebook, pero el sitio al que hay que ir suele ir variando de año a año, y suele ser próximo al Recinto.

La Vía Verde, Rutas en bicicleta

Benicàssim cuenta con 15 kilómetros de carril bici, siendo una de las localidades ideales para desplazarse con bici propia o alquilada, además por lo llana que es, en general. Especialmente significativa es La Vía Verde, un recorrido de 6 kilómetros que también se puede hacer a pie, y que une Benicàssim con Oropesa. Va desde la Playa de Voramar de Benicàssim hasta la Playa de la Concha de Oropesa del Mar, e incluye varios puntos de interés, entre túneles y torres. Existen varios servicios de alquiler de bicicletas, tanto por parte del ayuntamiento, en algunos hoteles, tiendas de bicis, y algunas webs ofrecen incluso el reparto de la bicicleta a domicilio. Esto es, te llevan la bici a tu hotel o a tu apartamento, tú les indicas cuándo devolverla y al final pasan a recogerla.

Playas, Nudismo

Algunas de las playas más populares de Benicàssim son la Voramar, Heliópolis, Almadraba y la playa del Torreón. En la foto bajo estas líneas veis la Playa els Terrers. A medio camino de la mencionada Vía Verde que une Benicàssim con Oropesa, hay una playa nudista tipo ‘El desconocido del lago‘, a la altura de Torre Bellver, antiguamente muy frecuentada por el público gay, en los últimos años más familiar. Es más accesible en coche, pero también accesible en bici o a pie, aunque no en chanclas. Aconsejable llevar cangrenjeras para el baño, e imprescindible llevar una botella de agua fría, pues te encontrarás básicamente en medio de la nada.

Desierto de Las Palmas, Senderismo

El mismo consejo sobre el agua es recomendable para este punto. A medida que te aproximes al recinto de conciertos, verás indicaciones un tanto desoladoras sobre el «Desierto de Las Palmas». No es un desierto propiamente dicho, aunque en ocasiones, por temperatura, consienta las comparaciones, sino una sierra cercana al mar con montañas de hasta 720 metros. Se trata de un Parque Natural con varias rutas de senderismo recomendadas, desde la más fácil a la más complicada (Ruta de las Agujas de Santa Águeda), y donde hay monasterios, ermitas y miradores del Desierto. A destacar el Convento Carmelita y las ruinas del Antiguo Monasterio Carmelita.

https://jenesaispop.com/2022/04/08/431338/benicassim-turismo-recomendaciones/